1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://hijos.about.com/od/Escuela/a/Anio-Nuevo-Maestro-Nuevo-Salon-De-Clase-Nuevo.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Año nuevo, maestro nuevo, salón de clase nuevo

Tips para ayudar a tu hijo a hacer la transición

De

maestra

Maestra nueva, nuevas oportunidades

© Photoeuphoria | Dreamstime.com

Lo desconocido provoca ansiedad, y no hay nadie más ansioso que algunos papás al principio del año escolar.

“¿Cómo será el nuevo maestro de mi hijo? ¿Tendrá suficiente experiencia? ¿Le tendrá paciencia a mi niño? ¿Mi hijo estará con sus amigos en la clase? ¿Le irá bien? etc.”

Estas dudas son normales. Tu hijo también las tiene. Pero es importante ayudarlo para que empiece el nuevo año escolar con ganas y optimismo.

Tú puedes apoyar haciendo lo siguiente:

  1. Dando oportunidades para practicar.

    En casa las rutinas predecibles permiten a tu hijo sentirse seguro y tener cierto grado de control sobre su entorno. El saber lo que viene y lo que va a pasar le ayuda a planear y organizar su tiempo.

    Sin embargo, de vez en cuando es sano salir de la rutina diaria y hacer algo diferente. Durante las vacaciones váyanse a pasear, aunque sea a lugares locales dentro de tu ciudad.

    El salir de la casa y tener experiencias nuevas expone a tu hijo al reto de conocer nuevos lugares e interactuar con gente diferente y le ayuda a ser flexible. En un museo o restaurante, invita a tu hijo a pedir información o a pagar la cuenta sin tu ayuda.

  2. Poniendo un buen ejemplo.

    Si los cambios te causan demasiada angustia, vas a trasmitir tu miedo a tu hijo. Necesitas relajarte.

    Evita descalificar a personas o experiencias por el hecho de ser “nuevos”. (“Esta maestra es nueva en la escuela, entonces seguramente no tendrá la experiencia necesaria. No quiero a mi hijo con una maestra nueva.”)

    En casa es importante que tengas la costumbre de basar tus opiniones y conclusiones sobre evidencia. No es bueno que tu hijo constantemente te vea rechazar alguna nueva experiencia (conocer a alguien nuevo, probar una nueva comida) sin haberla ensayado.

    Si tú te avientas a probar cosas nuevas, tu hijo las verá como oportunidades en vez de amenazas.

  3. Echando la buena vibra.

    El poder de la actitud y de las expectativas para influir en la realidad es enorme.

    Si tú crees que el nuevo año escolar es una súper oportunidad para que tu hijo aprenda y tenga éxito, entonces le vas a transmitir este entusiasmo. Él por su parte le echará ganas y seguramente tendrá una experiencia positiva.

    En casa, acostumbra a apoyar las actitudes positivas: “¡Sí se puede! ¡Tú puedes, hijo! ¡Va a ser un buen día!” etc.

    En cambio, si la familia acostumbra siempre ver lo más feo de todo, y esperar lo peor, pues seguramente empezará tu hijo con dudas que debilitarán su entrega y desempaño, mermando los resultados.

  4. Aprovechando las oportunidades.

    La escuela es un ambiente único, donde los alumnos pueden empezar de nuevo cada año.

    Cada año escolar ofrece a tu hijo una nueva oportunidad para ser alguien diferente, más grande, más maduro, más contento, más exitoso. Entonces hay que celebrar estas nuevas posibilidades, entendiendo que los cambios de salón, de maestro y de compañeros enriquecen su experiencia y amplían sus horizontes.

  5. Conociendo.

    Si hay oportunidad antes de entrar a clases de ir a ver el salón y conocer al maestro, ¡aprovéchenla! Sobre todo para tu hijo, saber quién lo va a recibir y en dónde el primer día de clases le puede dar tranquilidad.

    También a ti te aterriza, dándote herramientas para no imaginar lo peor.

    OJO: Es muy importante ir a conocer con la mente abierta. No puedes juzgar al maestro por el saludo de cinco minutos. Sin embargo, poner una cara con el nombre puede ayudar a superar lo desconocido, y bajar la ansiedad que tú y tu hijo pueden estar sintiendo.

  6. Preparando.

    Igual que el maestro, quien se esmera por tener un salón atractivo para dar la bienvenida a su nuevo grupo, tu hijo debe esmerarse por presentar su mejor cara.

    Ayúdale a preparar todo con anticipación, teniendo listo su ropa, mochila y lunch desde el día anterior. Practiquen la rutina matutina para que el primer día de clases, él pueda desayunar bien y desde la casa comenzar el día en una forma tranquila y ordenada.

    Asegúrate que hagas todo para que tu hijo llegue con un poco de tiempo de sobra el primer día, para que pueda saludar a sus amigos y ubicarse con calma.

  7. Confiando.

    Ya empezó el año escolar, y tu hijo está en su nuevo salón con nuevos compañeros y un nuevo maestro.

    ¡Qué difícil es soltar las riendas en un momento así! Pero no tienes alternativa: tu hijo está ahora en un mundo que le pertenece más a él que a ti.

    Por lo tanto, ¡confía en él! Él aprenderá y tendrá éxito porque es un niño acostumbrado a manejar ciertos cambios en su vida, y enfrentará los nuevos retos con buena actitud y la capacidad de perseverar hasta conquistar sus metas.

    Si tú lo has educado para el éxito, ¡ni dudarlo!

    Confía en el valor de la educación que tú le das, y siente la seguridad orgullosa que estos nuevos cambios lo harán crecer.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.