1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://hijos.about.com/od/Escuela/a/Que-Hacer-Cuando-Tu-Hija-No-Quiere-A-Ir-A-La-Escuela.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Qué hacer cuando tu hija no quiere a ir a la escuela

De

berrinche tantrum

Tu hija sufre, pero tiene que ir a la escuela

© Nagy-bagoly Ilona | Dreamstime.com

“¡No quiero ir a la escuela! ¡No voy a la escuela! ¡No me gusta!” ¿Qué haces cuando tu hija de plano se niega a bajar del coche al llegar al colegio?

Esta reacción es más común a principios del año escolar, cuando hay muchos cambios que enfrentar, pero puede suceder en cualquier momento. A veces niños que siempre han sido felices en la escuela de repente manifiestan su disgusto y se niegan a ir.

Es un problema grande para ti y para tu hija: Si tú trabajas, ¿quién la cuida? Además no es posible que falte muchos días y se atrase en todo. ¿Cómo la puedes ayudar para que vaya con gusto al colegio?

  1. Busca el origen de su malestar.

    Algunas opciones pueden ser:

    • Miedo a lo desconocido. Si es una escuela nueva, un año nuevo o hay algún cambio importante en su grupo (un maestro nuevo, por ejemplo), puede sentirse ansiosa al no saber qué va a pasar.

      En la ausencia de información segura, los niños echan a volar la fantasía y se imaginan lo peor.

    • Inseguridad personal. Tal vez tu hija se siente inadecuada para enfrentar los retos que tiene enfrente. Si ha tenido experiencia con el fracaso escolar, es fácil creer que carece de las habilidades necesarias para tener éxito.

      En vez de trabajar para superar el desafío, prefiere huir.

    • Algún incidente desagradable en la escuela. Tal vez su mejor amiga no quiso jugar con ella durante el recreo, o la maestra la regañó, o alguien se burló de su mochila nueva. Puede estar sufriendo el acoso de un bully.

      A veces un pequeño incidente basta para dejar un mal sabor de boca y quitar el gusto por ir a la escuela.

    • Motivos en casa. Tal vez tu hija se quiere quedar en casa para jugar con su nueva mascota. Tal vez se siente tan a gusto contigo que no te quiere dejar, ya que se siente muy protegida, apapachada y en su zona de confort total a tu lado.

      O tal vez hay problemas en casa (alguien enfermo, o una posible ruptura entre los papás, por ejemplo), y le da miedo estar fuera por si pase algo.

      Obviamente hay días cuando a todos nos encantaría no salir de casa para nada, y podemos entender su sentir.

  2. Sé claro.

    Ir a la escuela es necesario. No es negociable ni posible quedarse en casa. Entonces, hay que buscar una solución.

    No claudiques: si dejas a tu hija en casa hoy, mañana costaría lo doble de trabajo para que vuelva a asistir.

  3. Maneja tu propia ansiedad.

    Es importante que tú verdaderamente creas que tu hija está en la escuela correcta para ella, y puedas tener confianza en la institución. Entonces, tienes que confiar en la escuela, en sus principios y en la forma de tomar decisiones y de actuar de sus líderes.

    También tienes que confiar en tu hija. Sobre todo si le has dado la oportunidad de enfrentar otros cambios, sabes que tiene la capacidad de adaptarse a nuevas circunstancias. Comunícale tus altas expectativas y la certeza que tú tienes sobre sus habilidades.

    Si tú puedes estar tranquilo no darás cuerda a la ansiedad de tu hija. Tu actitud segura y confiada le ayudará a ella a calmarse.

    Si titubeas o te sientes dudoso, pierdes toda credibilidad con ella.

  4. Ponte en contacto con la escuela.

    Pide una cita con el maestro o el director para que expongas los sentimientos de tu hija, y los tuyos. Explícales que tú entiendes la importancia de la asistencia de tu hija, y pide ayuda.

    Tal vez el maestro te puede ayudar a descubrir el motivo de la ansiedad de tu hija, y comprometerse a apoyarla con sus amigas o con la carga académica.

    Si hay buena comunicación y trabajo en equipo entre casa y escuela, las circunstancias que le están causando malestar a tu hija deben mejorar.

  5. Ayuda a tu hija a bajar el nivel de estrés.

    Aquí hay algunas sugerencias.

    • Ayúdale a organizarse. Para tener éxito en la escuela y estar tranquila, hay que ir bien preparada. En casa debe tener un horario fijo y un lugar adecuado para hacer las tareas. Involúcrate con ella, ayudándole a estudiar y asegurándote que tenga todos los útiles necesarios para cumplir.
    • Invita amigos. Abrir tu casa a los compañeros de grupo de tu hija le puede dar mucha seguridad, ya que al ser anfitriona, se interactúa con ellos desde su propio terreno.

      Tener visitas que se hayan divertido con ella en tu casa la hace sentirse más fuerte al encontrarse con ellos en la escuela.

    • Pasa tiempo de calidad con ella. Realmente toma el tiempo para escuchar a tu hija todos los días, sin interrumpir o tener prisas. Al hablar de sus dudas y miedos, se puede ir tranquilizando.

      Si practican la inteligencia emocional en casa y tu hija se acostumbra a expresar sus sentimientos, los puede aprender a manejar y a superar los miedos.

    • Déjala ser niña. Si hay algún problema en casa, no lo escondas. Platica con tu hija y explícale lo que pasa, pero no le pases la estafeta. Ella es una niña, y tú eres el adulto.

      Problemas de dinero, salud o de pleitos entre papás son problemas de adultos que están fuera del alcance de los niños.

      Hasta donde sea posible, trata de ir suavizando el ambiente en casa, para que tenga una base firme que le dé mucha seguridad y tranquilidad en la escuela.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.