1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://hijos.about.com/od/Relaciones-sociales/a/Gustos-Y-Disgustos-Ensenale-A-Tu-Hijo-A-Ser-Asertivo.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Gustos y disgustos: enséñale a tu hijo a ser asertivo

De

niño hablando

Que tu hijo hable de lo que le gusta y no le gusta

© Darrenw | Dreamstime.com

En mi trabajo como directora de colegio, con frecuencia me reúno con mamás que se preocupan porque sus hijos no les ponen el alto a sus amigos. “Yo vi que su amigo lo aventó, y él no hizo nada. ¿Cómo le puedo convencer que no se deje?”

Para sobrevivir en este mundo, es lindo llevarte bien con todo el mundo, pero necesitas pintar tu raya, y que todos te respeten. Para enseñar a tu hijo a defenderse cuando sea necesario, en casa hagan la costumbre de hablar de gustos y disgustos, o sea, de lo que nos gusta y lo que no nos gusta.

Puedes practicar este tipo de comunicación así:

  • Ayuda a tu hijo a adquirir el vocabulario.

    En casa, si abres la posibilidad de compartir “gustos y disgustos”, descubrirás cosas sorprendentes.

    Además de definir sus preferencias en cuanto a la comida, la ropa, sus juegos y libros favoritos, expresarlas le enseña que se vale decir lo que nos gusta y lo que no nos gusta. Dales opciones a tu hijo, para que aprenda a expresar sus gustos.

    Ojo: Estas declaraciones deben darse en una forma educada. No se vale decir, “Guácala, ¡qué asco!” Se dice simplemente, “Eso no me gusta. No me agrada. No, gracias.”

    También es importante aclarar eso con tu hijo: compartir tus gustos no quiere decir que siempre se vaya a hacer lo que tú quieras. Siempre se te escuchará, y se te tomará en cuenta, pero habrá veces que tendrás que aceptar cosas que no te encantan.

  • Enfóquense en las acciones.

    Tu hijo debe saber que tiene el derecho de opinar sobre las acciones que le afecten. Puede empezar con cosas personales, y lo que él hace: “Me gusta sentarme a comer con mis amigos. No me gusta jugar a las escondidillas.”

    Es muy importante que practique el arte de hablarles a los demás sobre las acciones de ellos que tengan que ver con él: “Me choca que me digas chaparrito. Me gustaría que me dijeras por mi nombre, por favor,” por ejemplo.

    Tiene el derecho de reclamar cuando no le gusta cómo los demás lo están tratando.

  • Valida sus sentimientos y opiniones.

    Si tu hijo te llega a decir, por ejemplo, que no le gusta cómo lo toca algún familiar mayor, no descalifiques su comentario.

    Los niños necesitan saber que tienen el derecho de decir lo que sienten y lo que opinan, sobre todo cuando se trata de su comodidad. Si las acciones de otras personas les hacen sentir mal, tienen que encontrar un apoyo en ti.

    Es importante fomentar la buena comunicación, para que tu hijo sepa que puede confiar en ti y compartir siempre lo que le pasa y cómo lo hace sentir.

  • Ayúdale a encontrar su propia voz.

    En casa, el ambiente de la vida en familia debe prestarse para que tu hijo practique la comunicación directa, sin que tú te conviertas en su mensajero.

    Si el hermano grande le está molestando, enséñale a decirle directamente, “Hey, esto no me gusta. Ya no me lo hagas por favor.” Tú puedes estar presente para apoyarlo, pero es importante dejar que él hable.

  • Exige que se le tome en serio.

    Si tu hijo logra expresar su gusto, enojo, inconformidad o disgusto, todos en casa tienen que hacer caso de lo que pide.

    El mensaje es de respeto, y como valor familiar puedes decir, “ En esta casa respetamos los gustos de todos. En esta casa no hacemos lo que molesta a los demás.”

  • Promueve la empatía.

    Si hay respeto por los sentimientos y las preferencias de los demás, en casa cuando hay un problema podemos proponer el siguiente reto. “Ponte en el lugar de tu hermano. ¿Cómo crees que se siente? ¿Qué crees que necesita para sentirse mejor?”

    Los niños que crecen en un ambiente empático también esperarán que otros respeten sus sentimientos.

  • Dale tu confianza.

    Cuando llegue de la escuela, en vez de preguntarle, “¿Cómo te fue con tu amigo? No te volvió a pegar?”, deja que las noticias salgan de él. Si existe un fuerte vinculo contigo, confía que te va a contar las cosas que a él le importan.

    Deja que él sienta tu cercanía y tu apoyo, pero que sepa que tú confías en su capacidad de lograr la meta: exigir respeto por sí mismo.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Hijos
  4. Relaciones sociales de tu hijo
  5. Gustos y disgustos: enséñale a tu hijo a ser asertivo

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.