1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://hijos.about.com/od/Relaciones-sociales/a/Los-Apodos.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Los apodos y bullying

De

apodos y acoso escolar.
Foto © Elena Kouptsova-vasic | Dreamstime.com

"¡Cachetes de marrana flaca!" "¡Albóndiga con patas!" Y la bien sonada respuesta; "¡Tu abuela!" tal vez pueden dar risa a los adultos. Pero estos sobrenombres hieren. Sin embargo, los apodos y el acoso escolar no se deben confundir.

Hay otros apodos que son como gafete que dice, "Soy cool. Me aceptan y me tienen confianza." En mi escuela había un niño popular que solamente permitía a sus amigos decirle "Junior". (Se llamaba Juan.) El apodo lo escogió él, y se usaba únicamente con su permiso.

Cuando a tu hijo le digan un apodo, hay que preguntar lo siguiente:

¿Quién escogió el apodo? Si el sobrenombre lo escogió él, es una forma legítima de expresar su identidad. Sin embargo, si fue escogido por otros, puede ser una forma de ridiculizarlo o intimidarlo.

¿Qué significa el apodo? Si es una forma corta de su nombre de pila ("Gera" en vez de Gerardo, por ejemplo), puede indicar que los demás tienen la confianza de dirigirse a él sin formalismos. Sin embargo, si el apodo hace referencia a su apariencia física, ¡aguas! Llamar a alguien "Gordo", "Flaco", "Enano" o "Jirafa" lo identifica con características que lo pueden incomodar.

¿Cuál es la intención detrás del apodo? Es muy claro cuando los sobrenombres se ponen con mala intención: palabras como "Tonto" o "Ñoño" no tienen nada de positivo, y los términos que utilizan a la inteligencia, la raza, la religión, la clase social o la preferencia sexual como insulto son siempre inaceptables. ("indio", "mocho", "naco", "maricón", etc.)

Como papá, tú tienes que tener la capacidad de distinguir entre un sobrenombre de cariño y uno de insulto.

¿Cómo se siente tu hijo cuando le digan este apodo? Tal vez hay que empezar por cómo lo descubriste tú: si escuchaste a sus amigos llamarlo así en tu casa en un ambiente relajado, despreocúpate. Se ve que "así se llevan". Pero si tu hijo no te dice nada, y otras personas te cuentan sobre un apodo negativo, preocúpate. A veces el malestar es tan grande que se puede sentir demasiado humillado para contárselo a nadie.

¿Qué puedes hacer en casa sobre el asunto de los apodos?

  • Pon el buen ejemplo. No acostumbres a dirigirte a los miembros de la familia con insultos, por mínimos que sean. Ten cuidado con el popular "Oye, enano…" o "Chaparrito…" Estas expresiones que tú usas con cariño están marcando una observación física de desventaja para tu hijo.

  • Exige el respeto en tu casa. Cada miembro de la familia tiene un nombre: como regla, exige que este nombre se use bien. También deja que tu hijo te oiga hablando de otras personas por su nombre y con respeto.

  • Da oportunidades a tu hijo de romper estereotipos: por ejemplo, si es bajito, puedes motivarlo a jugar basquetbol contigo regularmente. Hazle entender que él es mucho más que su descripción física.

  • Ayuda a tu hijo a ser asertivo. En casa, practiquen la inteligencia emocional, enseñándole a hablar de lo que no le gusta. La frase con voz firme "No me gusta que me llames así. Me llamo________" puede ser útil.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.