1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://hijos.about.com/od/Salud/a/Como-manejar-la-ansiedad-infantil.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

¿Tu hija se siente vulnerable?

Cómo manejar la ansiedad infantil

De

estresada

El estrés es muy desagradable

© Kati1313 | Dreamstime.com

Los niños de hoy tienen tantos motivos para estresarse. Presiones de la escuela, expectativas altas sobre su actuación deportiva, problemas de salud, familias en crisis y las noticias espeluznantes: no es sorpresa que tantos chicos padezcan ansiedad.

No es nada grato pasar una infancia llena de preocupaciones. ¿Cómo puedes bajar el estrés para tu hija?

  1. Reconoce los síntomas de la ansiedad.

    La preocupación excesiva puede afectar la salud de tu hija. Detecta su nivel de estrés fijándote en lo siguiente:

    • ¿Se queja muy seguido de dolor de estómago o de cabeza?
    • ¿Le cuesta trabajo dormir?
    • ¿Tiene cambios repentinos de ánimo, mostrándose irritable o nerviosa?
    • ¿Le cuesta trabajo separarse de ti?
    • ¿Tiene algún hábito nervioso, como morderse las uñas?
    • ¿Te dice que no quiere ir a la escuela o participar en sus actividades normales?
  2. Trata de localizar el origen.

    Examina la vida familiar y escolar, buscando los siguientes detonadores:

    • Cambios en la familia.

      En casa ¿hay cambios significativos? Un divorcio, una muerte o una mudanza son eventos impactantes en la vida familiar que pueden moverle el tapete a tu hija y causarle mucha ansiedad.

      La zozobra de no saber que va a pasar es muy estresante para los niños. Si hay algún cambio grande, reconócelo y recuerda que tu hija necesita un cuidado especial para sentirse segura que tú la sigas queriendo y protegiendo.

      En casa, habla abiertamente del cambio y cómo te hace sentir, y trata de convivir con tu hija de una forma muy cercana mientras que todos adapten a la nueva situación.

    • Un horario sobrecargado.

      Andar a las carreras es un mal moderno que aqueja a toda la sociedad. Sin embargo, llenar el día de tu hija de puras actividades planeadas puede ser agobiante para ella.

      Si no tiene tiempo para hacer la tarea por la clase de ballet, el entrenamiento de futbol y la terapia, debes quitar algo para que ella pueda descansar un ratito de las carreras.

      Para crecer sanamente los niños necesitan un tiempo libre para pensar, soñar y aburrirse.

      Aunque tú seas una persona sumamente ocupada, deja que tu hija disfrute su infancia con calma.

    • Expectativas demasiado altas.

      Los niños que son excelentes alumnos, destacados atletas o artistas dotados tienden a ser perfeccionistas despiadados. Ellos mismos no se permiten bajar una milésima de sus propios estándares.

      Como nadie es perfecto, viven en constante peligro de equivocarse. El riesgo del fracaso les acecha y causa mucha ansiedad.

      Ojo: muchas veces este patrón intolerante se refuerza con las actitudes en casa. Ten cuidado de que tu hija sepa que tu amor por ella es incondicional y no depende del éxito de sus actos.

    • Presiones escolares.

      La escuela puede ser un ambiente bastante intimidante para alguien que no entiende todo a la primera. Si tu hija está teniendo dificultades académicas, habla con su maestro para implementar un plan para ayudarla.

      Si empieza a tener éxito con apoyo, crecerá su seguridad personal y dejará de preocuparse por el fracaso.

      Si el problema es social, apóyala para que aprenda a expresar sus miedos y sus emociones. Ayúdale a ensayar cómo exigir respeto, o cómo pedir ayuda de las autoridades en el caso de bullying. Intervén si es necesario para sacarla de su papel de víctima y lograr que se libere de la intimidación.

    • Información impactante.

      Vivimos en un mundo donde los medios informativos no respetan al público. El acceso permanente a material inapropiado y violento es una realidad cotidiano para los niños.

      Sin embargo, ellos tienen poca tolerancia para las historias sangrientas y espeluznantes, ya que todo se vuelve personal. Las tragedias ajenas y las películas horripilantes les causan ansiedad extrema, porque pueden imaginar que todo eso es real, y podría pasarles a ellos o a su familia.

      Por lo tanto, es importante controlar esta fuente de ansiedad gratuita. El mundo real y personal es bastante estresante sin que tu hija se tenga que preocupar por cosas ajenas que no tienen nada que ver con ella.

      Limita este proveedor de estrés apagando la televisión a tiempo, y hablando con ella sobre las cosas que sí puede controlar dentro de su propio ambiente.

  3. Promueve un ambiente sano desde la casa.

    Tú puedes hacer mucho para ayudar a tu hija a manejar el estrés. Para mantener “mente sano en cuerpo sano”, haz lo siguiente:

    • Mantenla ocupada en actividades físicas.

      La participación en algún deporte de equipo le dará la oportunidad de convivir y ejercitarse en un ambiente donde no todo depende de ella.

      Las actividades al aire libre pueden ayudarle a sacar su ansiedad y olvidar sus preocupaciones.

    • Vigila su alimentación.

      Comer sano la hará sentirse bien. Con una alimentación balanceada tendrá la energía para enfrentar retos en su vida.

    • Asegura sus horas de descanso.

      Dormir bien es relajante, y alivia una mente preocupada. Si tu hija no está durmiendo suficiente, su estrés aumentará y no tendrá los recursos para manejar sus miedos.

    • Sigan una rutina familiar.

      Las rutinas dan seguridad a los niños porque saben qué esperar. Ayuda a tu hija a sentirse cómoda dándole la oportunidad de predecir y controlar aspectos de su propio ambiente.

    • Busca ayuda profesional.

      Si tu hija no logra dormir y sigue muy estresada a pesar de todos tus esfuerzos, acude al pediatra o a un psicólogo para que le den un apoyo especial. Es muy importante atender a un niño demasiado estresado, porque sufre mucho.

    • Pon el ejemplo.

      “Sigue con calma y continúa”, como recomienda el dicho británico. Tú eres el adulto, y es muy importante que tu hija te vea tranquila para que ella se sienta protegida.

      No transmites tu propia ansiedad a ella, porque eso le inspirará un enorme malestar. “Si mi mamá tiene miedo, entonces estoy perdida”, pensará.

      En vez de transmitir preocupación e inseguridad, sé un pilar donde ella pueda descansar y sentirse tranquila.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.