1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://hijos.about.com/od/Valores/a/Es-Mejor-Dar-Que-Recibir-Ense-Na-A-Tu-Hijo-A-Ser-Generoso.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Cómo enseñar a tu hijo a ser generoso

De

niños generosos

Regalar nos hace feliz.

© Brett Atkins | Dreamstime.com

Llega la temporada navideña y la obsesión con los regalos. Vienen Santa y los Reyes Magos a cumplir las fantasías más anheladas de los chiquillos, y tu hijo no es la excepción. Sin embargo, esta temporada también tiene que ver con el valor de la generosidad.

Aprovecha para practicar en casa la alegría de compartir y hacer felices a los demás. Puedes motivar a tu hijo a ser dadivoso haciendo lo siguiente en familia.

  1. Compartan las listas para Santa.

    A lo mejor tu hijo está acostumbrado a hacer su tradicional carta a Santa Claus para decirle lo que quiere recibir. Ahora, comparte tu propia lista de deseos (algunos no materiales, por favor), y anima a toda la familia a intercambiar listas.

    Esta actividad le hará ver a tu hijo que no es el único con deseos navideños, y que sus deseos no son el centro de toda la atención.

  2. Hagan “amigos secretos”.

    En los primeros días de diciembre se pueden intercambiar nombres entre los miembros de la familia. Cada día hasta la Navidad, la consigna es hacer algo bonito para el “amigo secreto” que te tocó: algún detalle que le caerá bien a esta persona.

    Tu hijo tendrá que buscar la manera de agradar al amigo secreto pensando en lo que le gusta a la otra persona. Parte de la diversión es buscar el momento y el lugar precisos para no ser detectado, que obligará a tu hijo a esforzarse para dar gusto a alguien sin buscar recompensa.

  3. Muestren preferencia por los regalos hechos a mano.

    Motiva a tu hijo a hacer sus regalos a mano, para que invierta un esfuerzo especial. También aprenderá a usar las manos para crear algo, y podrá enorgullecerse de los resultados.

    Ayúdale a escoger algo que puede hacer sin demasiada dificultad. También elijan con cuidado a la persona quien vaya a recibir el regalo, ya que debe ser alguien que demuestre mucha alegría cuando lo abra.

  4. Reconozcan esfuerzos.

    “Diste tu lugar en la mesa a tu hermana. ¡Qué bien, hijo! Estamos orgullosos de ti!” “¡Qué bonito detalle prestar tu juguete favorito al bebé! ¡Mira que feliz está!”

    Si tu hijo recibe retroalimentación positiva cuando es generoso, se acostumbrará a sentirse satisfecho cuando comparta algo con los demás.

  5. Señalen a las personas y los actos generosos.

    En los cuentos navideños, hagan énfasis en los personajes generosos. Por ejemplo, en un cuento de Santa Claus, enfóquense más en el esfuerzo de Santa por dar regalos a todos los niños, y menos en los regalos mismos.

    Haz pública tu admiración por alguien en las noticias quien ayude a los demás. Si tus héroes se destacan por ser compartidos y dadivosos, animarás a tu hijo a admirar estos valores.

  6. Como familia, ayuden a alguien menos afortunado.

    Compartan la riqueza de su hogar con alguien quien esté solo en estos días festivos. Invita a tu hijo a regalar algunos de sus juguetes a niños de escasos recursos. Si puede arreglar los regalos y darlos personalmente a otro niño, lo disfrutará mucho más y tendrá mayor impacto.

    Como familia, acostúmbrense a buscar un proyecto especial para ayudar a alguien cada Navidad, para que tu hijo aprenda a ser solidario con los que menos tienen.

  7. Involucren a tu hijo en la repartición de regalos.

    En Noche Buena o la mañana de Navidad, invita a tu hijo a poner debajo del árbol los regalos que él va a dar. En algunas familias, los niños toman el papel de Santa y distribuyen los paquetes a los miembros de la familia que están juntos alrededor del árbol.

    Es muy bonito ver el gusto de los niños por los regalos que reciben los demás. Disfrutan doblemente, ya que les encanta recibir cosas, pero no hay sensación más bonita que el oír, “¡Wow! ¿Tú lo hiciste? ¡Me encanta!”

  8. Dejen huella.

La familia que enseña a sus hijos a ser generosos les está regalando una herramienta muy poderosa para relacionarse con los demás.

Los niños que aprendan solamente a pedir y a recibir se quedan encerrados en sí mismos, mientras que los niños que aprendan a dar y compartir se estiran la mano para tocar a los demás. Esta acción les abrirá el mundo, y ellos serán apreciados por su gran corazón.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.